Infinite


Esta película del 2021 prometía ser un filme de acción revolucionario que mostraba la capacidad de algunas personas de reencarnar y recordar sus vidas pasadas, dándoles habilidades milenarias sin haberlas “aprendido”.

Posdata: si llegaste a aquí por Dylan O’Brien, bueno yo también, bienvenid@ al club.


Sinopsis

Evan McCauley es un esquizofrénico diagnosticado, sin trabajo y sin dinero que busca conseguir las medicinas para su trastorno, pero más temprano que tarde descubre que sus alucinaciones son en realidad recuerdos de vidas pasadas que le van a ayudar a detener al malvado de la película.


¿Vale la pena?

Si te gustan las películas de acción y ciencia ficción sin argumento, sí. Ya que se convierte en una historia que pudo haber dado más.

Protagonizada por Mark Wahlberg, Chiwetel Ejiofor, Sophie Cookson, Jason Mantzoukas y si hombre, Dylan O’Brien (pero te advierto que solo aparece como 10 minutos en pantalla).

Hablemos de la trama, aquí se activa la alerta de spoilers, la película nos presenta un mundo donde algunas personas son capaces de reencarnar y recordar sus vidas pasadas, esto les da habilidades milenarias.

Y como todo en este mundo, estas personas se dividen en dos: los creyentes y los nihilistas. Los primeros creen que el recordar sus vidas y obtener habilidades es un don para ayudar a la humanidad y al mundo a ser un lugar mejor.

Por supuesto, los segundos eligen que la destrucción del mundo es un excelente método para dejar de reencarnar, la película lo dice tal cuál: “Si no hay nada en vivo en el mundo, no hay en qué reencarnar”.

El protagonista Evan (Mark Wahlberg) es un creyente, pero él no lo sabe, fue diagnosticado con esquizofrenia cuando era adolescente y le dieron medicamentos para tratarla, lo que bloqueó la mayoría de sus recuerdos antiguos.

Con ayuda de otros creyentes, Evan irá descubriendo sus vidas pasadas mientras que lucha por detener a Bathurst, líder de los nihilistas que está cansado de reencarnar una y otra vez.

Si llegaste hasta aquí y medio te emocionaste por la historia, no te culpo. La verdad es que la premisa es bastante buena y tiene muchísimo potencial, sin embargo, este no fue aprovechado en lo absoluto.

El guion se siente vacío y los personajes planos y grises, incluso un tanto estereotipados. Mark Wahlberg suele ser un actor comprometido y activo con sus papeles.

Pero aquí se siente contenido, la dirección no fue la adecuada y en lugar de explotar el talento del actor, casi casi mejor le dijeron gracias corazón, pero necesito que lo hagas lo más aburrido posible.

Eso sí, las escenas de acción son muy bonitas y coordinadas, bien hechas, vaya. Pero no logran compensar el resto del filme.

Esta película es un claro ejemplo de que cuando se tiene una buena historia en las manos equivocadas es imposible que ésta brille por sí sola.

Yo la clasificaría como película para ver una sola vez, un domingo cuando no tienes nada que hacer y no quieres ver nada que te ponga a pensar.

Solo quieres ver fregadazos y actores bonitos. Y lo poquito que sale Dylan O’Brien por supuesto.


¿Dónde ver?

Si quieres darle una oportunidad a la película, puedes encontrarla en Prime Video aquí, solo que tendrás que pagar por ella porque pertenece a Paramount.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo