Jodi Arias y Travis Alexander

Como todos los casos que estarás leyendo por aquí, este se trata de uno que recibió una amplia atención de los medios de comunicación por todo Estados Unidos.

Travis Alexander fue un conferencista mormón asesinado por su ex novia Jodi Arias el 9 de junio del 2008. Ambos se conocieron en una convención en Las Vegas.

Jodi Arias y Travis Alexander
Jodi Arias y Travis Alexander

Los personajes


Travis Víctor Alexander nació el 28 de julio de 1977 en Riverside, California. Cuando tenía 11 años, su familia se mudó con sus abuelos paternos, luego de que su padre falleciera. Jodi Ann Arias, nació el 9 de julio de 1980 en Salinas, California.


Ambos se conocieron en 2006 en una conferencia en Las Vegas. Jodi era una aspirante a fotógrafa, rubia, hermosa y aparentemente despreocupada. Alexander era un orador motivacional y vendedor mormón devoto.


La relación

Distancia entre Jodi y Travis
Distancia entre Jodi y Travis

Desde el comienzo de su noviazgo se decía que ambos tenían una química potente. Sky Lovingier Hughes, amiga de Alexander comentó “Estaba muy emocionada con la relación. Le encantaba lo divertido que era, lo divertido que se divertían juntos. A Travis le encantaba vivir aventuras y hacer cosas diferentes”.

Sin embargo, gran parte de su relación se llevó a larga distancia, ya que Travis vivía en Mesa, Arizona y ella en Palm Desert en California. Cuando podían reunirse, lo hacían en Murrieta, California.

Travis y Jodi viajaban constantemente a sitios populares en el suroeste. Todo esto fue documentado por Jodi en sus redes sociales. Durante uno de estos viajes, Travis le envió un correo electrónico a su amiga Sky Lovingier, en este se leía:

Pasé de estar intrigado por ella a interesarme en ella, a preocuparme profundamente por ella y darme cuenta de lo afortunado que sería de tenerla como parte de mi vida para siempre... Ella es increíble.


El problema de la religión

Alexander estaba profundamente involucrado en su fe y Jodi no era mormona. Sin que sus amigos lo supieran, los dos estaban teniendo sexo prematrimonial, acto que está prohibido en la religión y es uno de los principios más importantes de la fe mormona.

Collen McDannell, profesora de estudios religiosos en la Universidad de Utah dijo “La ley de castidad básicamente dice que tu cuerpo es un espacio sagrado. Dios te dio tu cuerpo. No es solo tuyo, no es solo tu decisión de hacer lo que quieras. Dios te lo ha dado y debes respetarlo”.

Para Alexander, ser fiel a su religión era increíblemente importante y la culpa que sentía por su relación comenzó a pesarle en la consciencia.

Travis Alexander
Travis Alexander

“Siempre fue increíblemente fuerte en la iglesia, pero después de conocer a Jodi, algunas de las conversaciones fueron sobre el desafío de la moralidad, porque esta chica está en su vida” esto lo dijo Dave Hall, otro amigo de Travis.

Travis quería que Jodi se convirtiera a la fe mormona, por lo que envió misioneros a su casa, habló con ella sobre el Libro de Mormón y le citó pasajes de las Escrituras.

Eventualmente sus esfuerzos darían frutos, Jodi Arias se convirtió a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, fue bautizada el 26 de noviembre de 2006 en una ceremonia en el sur de California.

La misma Jodi dijo en entrevista para ABC News en 2008: “Fue emotivo. Fue espiritual. Fue poderoso... es un sentimiento de que... todo se alinea y nada puede salir mal”.

Sin embargo, Travis aún luchaba con la culpa de que él y Jodi estaban teniendo sexo.

Ambos están pecando a los ojos de su iglesia. Travis quería casarse con una chica mormona virgen y pura y al tener relaciones con él, Jodi se eliminó a sí misma como posible matrimonio para Travis” dijo Shanna Hogan, autora del libro “Picture Perfect: The Jodi Arias Story”.



Los amigos de Alexander se preocupan

Los amigos de Alexander comenzaban a preocuparse cuando notaron el comportamiento extraño de Jodi, particularmente su enamoramiento obsesivo para con Travis.

“Ella estaba encima de él. Como los estudiantes de octavo grado cuyos padres están fuera de la ciudad, sentándose a horcajadas sobre su regazo y chupándole el cuello. Travis la empujaba y le decía ‘Jodi bájate’. Este es el momento en que ella se volvió muy posesiva con él” dijo Hughes.

Mientras más tiempo pasaban con Jodi, más tiempo notaban que había algo raro. Declararon que ella seguía a Travis al baño y se paraba afuera de la puerta y que incluso escuchaba sus conversaciones.

Jodi revisaba su teléfono celular y sus correos electrónicos constantemente, además de sus redes sociales para comprobar que no se comunicara con otras mujeres.


Poco tiempo después, los amigos de Alexander le advirtieron que notaban las conocidas “red flags” en Jodi. Se sentían preocupados por la seguridad de su amigo y a medida que las situaciones tóxicas y volátiles entre ambos aumentaban, también la preocupación lo hacía,

Nuevamente Hughes comenta que le dijo a Travis “Me temo que te encontraremos cortado en pedazos en su congelador”. Tanto ella como su esposo hablaron con Alexander sobre sus preocupaciones.

Pero ambos dijeron que Alexander rechazó sus preocupaciones y les dijo que pensaba que Jodi era buena y dulce y que realmente le gustaba.

"De repente tuve una sensación de frío sobre mí y supe que ella estaba afuera de nuestra puerta... Les dije con los labios y señalé la puerta y dije: 'Ella está ahí afuera'", dijo Lovingier Hughes.

Alexander no les creyó, pero cuando abrió la puerta de repente, encontró a Jodi parada al otro lado, dijeron Hughes y Lovingier Hughes. Describieron la mirada en el rostro de Jodi como "malvada".

"Había rabia en sus ojos... Sky y yo estábamos muy asustados en este punto. Podría quemar nuestra casa, ya sabes, con todos nosotros dentro", dijo Hughes.


El rompimiento

Luego de cinco meses de romance, Travis Alexander terminó su relación con Jodi Aria. Ella se mudó a Mesa para estar cerca de él poco después de eso.

Sus amigos declararon que Jodi solía aparecer por casa de Travis sin previo aviso, entraba por la puerta del garaje porque conocía el código. Brian Skoloff, coautor del libro “Killer Girlfriend: The Jodi Arias Story” escribió “Alexander les dijo a sus amigos que incluso se coló en su casa a través de una puerta para perros”.

En algunas ocasiones esta situación molestaba a Travis, otras veces simplemente tenía sexo con ella.

Tiempo después Travis comenzó a salir con una mujer llamada Lisa, Jodi intentaría asustar a la mujer tocando a su puerta antes de salir corriendo.

Incluso en dos ocasiones le cortaron los neumáticos al coche de Travis mientras estaba con Lisa. Sus amigos creían que Jodi estaba detrás de eso, pero cuando él la confrontó, ella lo negó.

Finalmente, en abril de 2008, Jodi volvió a California con sus abuelos. “Estaba emocionado y Travis también. Él dijo ‘Estoy recuperando, estoy recuperando mi vida, este es un comienzo completamente nuevo. Ella se ha ido’”. Comentó Lovingier Hughes.

Pero esto no detuvo a la pareja de seguir comunicándose por teléfono, incluso seguían viéndose de vez en cuando. Estas idas y venidas de la relación estaban cansando a todo el mundo.

Steven Alexander, hermanos de Travis dijo que Jodi era la “Criptonita” de su hermano.


El detonante: Un viaje a Cancún

A principios del 2008, Travis planeó asistir a una convención en Cancún a la que sería acompañado por Jodi Arias. Sin embargo, para mayo, él pidió cambiar a su compañera de viaje por Mimi, una mujer mormona con la que estaba saliendo.

El 28 de mayo se produjo un robo en la residencia de los abuelos de Jodi Arias, con quienes ella vivía. Entre los objetos que faltaban estaba un arma de fuego calibre 25 que nunca se recuperó.


Días antes del crimen

El 2 de junio, entre la 1 y las 3 de la mañana, Jodi llamó por teléfono a Travis cuatro veces, pero este no le respondió.

A las 5:39 am Jodi se trasladó al sur de la ciudad para alquilar un automóvil para un largo viaje a Utah. Visitó a algunos amigos en el sur de California. Para la tarde del 3 de junio, Jodi aparentemente había partido rumbo a Salt Lake City.

La noche del 4 de junio Travis no respondió una importante llamada telefónica.

Por su parte, Jodi se reunió con Ryan Burns, un compañero de trabajo en el suburbio West Jordan en Salt Lake City y asistió a todas sus reuniones de trabajo.

El 6 de junio Jodi volvió a California. Llamó por teléfono a Travis varias veces y le dejó mensajes de voz. El 7 de junio Jodi devolvió el coche. El empleado de alquiler testificó que al automóvil le faltaban las alfombrillas y tenía manchas rojas en los asientos delanteros y traseros. Sin embargo, no se pudo verificar que el auto tuviera alfombrillas cuando Arias lo recogió, y las manchas rojas no se pudieron analizar ya que el auto fue limpiado antes de que la policía pudiera examinarlo.


9 junio 2008

Habían pasado cinco días desde que los amigos de Travis no habían escuchado de él. Mimi que, aún no se había ido de viaje y otras dos personas, se dirigieron a la casa de Travis.

Un amigo les dio el código del garaje para que entraran a la casa donde se encontraba uno de sus roomates, Zach Billings. Al preguntarle si había visto a Travis este solo respondió: “No está, está en México”.

Zach los llevó a la habitación de Travis, abrieron la puerta y encontraron un charco de sangre en la alfombra. Continuaron por el pasillo hasta el baño, donde encontraron el cuerpo de Travis Alexander desplomado en la ducha.

El cuerpo fue encontrado con una herida de bala en la cabeza, doce puñaladas y con un corte en el cuello prácticamente de oreja a oreja.

Mientras registraba la casa de Alexander, la policía encontró su cámara digital recientemente comprada dañada en la lavadora. La policía pudo recuperar imágenes eliminadas que mostraban a Jodi y Travis en poses sexualmente sugerentes tomadas aproximadamente a las 13:40 horas del 4 de junio.

La fotografía final de Alexander vivo, que lo muestra en la ducha, fue tomada a las 17:29 horas ese día. Las fotos tomadas momentos después muestran a un individuo que se cree que es Travis "sangrando profusamente" en el piso del baño.

Se descubrió una huella de palma ensangrentada a lo largo de la pared del pasillo del baño; contenía ADN de Jodi y Travis.

Horas después de que se descubriera el cuerpo de Alexander, Jodi llamó a la policía para preguntar sobre el caso, ella afirmaba que el día de la muerte de Travis ella había hablado brevemente con él mientras conducía hacia Utah.

Finalmente, gracias a las fotografías recuperadas de la cámara en las que se mostraban fotos de Jodi y Travis juntos el día del asesinato y una huella de la palma de la mano de Jodi, fue arrestada en Yreka, California.


Interrogatorio

Jodi intentó explicar por qué había llegado un día tarde a Utah para ver a su nuevo novio, la esperaban el 4 de junio, pero llegó un día completo después, le dijo a la policía que su teléfono no funcionaba y que se había perdido en el camino.

Esteban Flores, detective a cargo del caso le mostró las fotografías de ella y Travis. Pero ella siguió negando su participación en el asesinado. “No importa cuánta evidencia le contara, ella no iba a admitir que estaba allí”" dijo el detective.

Jodi Arias durante su juicio
Jodi Arias durante su juicio

Pero 24 horas después, luego de una noche en la cárcel, Jodi aseguró que llegó a las 3 a.m. a casa de Travis, que durmieron y tuvieron sexo. Afirmó que más tarde, mientras tomaba fotografías de él en la ducha, fueron atacados por dos intrusos enmascarados, un hombre y una mujer, que estaban empeñados en matar a Alexander.

Ella dijo que uno de los intrusos enmascarados le había dicho que se fuera y la amenazó con matar a su familia si alguna vez mencionaba el incidente a alguien.

La policía no creyó esta historia, Jodi Arias fue acusada de asesinato en primer grado por la muerte de Travis Alexander y fue a prisión más de cuatro años mientras esperaba su juicio.


El juicio

En el estrado de los testigos, Jodi le contó al tribunal una historia completamente diferente a las dos anteriores que les había contado a los investigadores.

Ella testificó sobre el asesinato de Alexander, pero afirmó que lo hizo en defensa propia después de que él se enojó cuando dejó caer la cámara que las autoridades encontraron más tarde en la lavadora. Afirmó que Alexander había abusado de ella en varias ocasiones anteriores.

También afirmó que lo había encontrado masturbándose con una fotografía de un niño.

Brian Skoloff escribió en su libro “No había absolutamente ninguna prueba de que Travis hubiera abusado físicamente de ella o de alguien en su vida en el pasado.... Ninguna de estas afirmaciones fue probada. La policía nunca encontró pornografía infantil en ninguna parte de la casa de Travis”.

“Su misión era básicamente asesinar a mi hermano por segunda vez destruyendo su reputación”, dijo Steven Alexander. "La historia de la autodefensa fue solo... una broma. Mi hermano ni siquiera tenía un arma".

Finalmente, en mayo del 2013, el jurado encontró a Jodi Arias culpable de asesinato en primer grado por la muerte de Travis Alexander. Un juez condenó a Jodi a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional después de que dos jurados no pudieron ponerse de acuerdo sobre si condenarla a pena de muerte.

En entrevista con ABC News en 2013 Jodi dijo “Realmente esperaba que el jurado viera las cosas como son... Sabía que era una posibilidad (la pena de muerte), una pequeña posibilidad... en un universo paralelo en alguna parte, pero ciertamente no primero”


La sentencia

La sentencia estaba programada para el 7 de abril de 2015, y Stephens (el juez) tenía la opción de sentenciar a Jodi a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional o con posibilidad de libertad condicional después de 25 años.

El 13 de abril, Stephens condenó a Jodi Arias a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Para el 5 de marzo de 2015, los juicios de Arias llevaban unos costos de aproximadamente 3 millones de dólares.

Jodi Arias permanece en la prisión de Perryville en Arizona.


Post- Juicio

Aunque Jodi expresó un profundo remordimiento y pesar por la muerte de su antiguo amor, Travis Alexander, incluso afirmando que estaba “verdaderamente disgustada y repugnada” consigo misma, no se desvaneció simplemente en el sistema penitenciario para no volver a saber nada de él.

En cambio, ella libró la guerra contra el sistema legal de los Estados Unidos y sus propios abogados, presentando varias apelaciones y quejas en el camino

En 2017, la apelación de Jodi Arias se suspendió debido a “errores sistemáticos”, pero en 2019 finalmente tuvo su oportunidad en una audiencia de apelación. Sobre la base de la apelación, Arias acusó al exfiscal Juan Martínez de “mala conducta acumulativa”. Por desgracia, esa apelación fue denegada.

Jodi fue condenada sobre la base de la abrumadora evidencia de su culpabilidad, no como resultado de una mala conducta del fiscal”, declaró la jueza Jennifer Campbell en la audiencia de apelación.

También puso su mirada en su exabogado, Kirk Nurmi, acusándolo de violar un código de conducta después de que él escribiera un jugoso relato sobre su tiempo defendiéndola, apropiadamente titulado Atrapado con la Sra. Arias. Al final, Nurmi renunció a su capacidad para ejercer la abogacía, pero no antes de escribir una declaración en la que describía la demanda en su contra como una “continuación del patrón de la Sra. Arias de atacar a hombres que ella siente que la han ofendido”.

Sin embargo, finalmente Jodi Arias se instaló en su vida tras las rejas.



Donde seguir el caso

Si quieres conocer más sobre el caso puedes encontrarlo de las siguientes formas:

  • Podcast: Crímenes Pasionales. Esta divido en dos partes, pero está muy completo. Te dejo el link a la primera parte en Spotify aquí.

  • Existe una película llamada “Dirty Little Secret” o en español “Pequeño sucio secreto”. Se trata de un filme dirigido por Jace Alexander. Y trata de los acontecimientos del caso, puedes verla aquí.

  • El canal Discovery Home and Health tiene un documental sobre el caso, el capítulo está divido en 6 partes en YouTube. Te deja la primera parte aquí.

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo