¿Las mujeres tienen fecha de caducidad?


Las mujeres y la belleza ha sido un tema históricamente tocado, pero últimamente con todos los procesos para mantenernos jóvenes parece que se busca detener o al menos retrasar ese proceso de envejecimiento.




Ver una mujer envejeciendo con gracia no significa la falta de arrugas o una piel firme, sino una mujer plena, feliz y orgullosa de su edad y experiencias.


Hace poco vi la película “Buena suerte, Leo Grande”, donde la actriz Emma Thompson realizó un desnudo a sus 62 años y me hizo pensar mucho en la imagen de la mujer en la adultez.


Esta película toca la sexualidad en la edad adulta de una manera muy integral, con sus miedos, penas, prejuicios de personaje y la búsqueda del placer. No es común encontrar historias donde se muestre la desnudez femenina o su placer sexual después de los 40, mientras que en los 20 se hipersexualiza a la mujer y su cuerpo.



Durante su paso por el Festival Internacional de Cine de Berlín, conocido usualmente como Berlinale, la actriz británica dijo:

“Yo no puedo ponerme delante de un espejo así. Porque si estoy frente a un espejo, me muevo, me pongo de lado, hago algo. No puedo estar así [parada], porque si lo hago es horrible y ese es el problema: a las mujeres nos han lavado el cerebro para que odiemos nuestro cuerpo toda la vida. Eso es un hecho. Lo que nos rodea nos recuerda lo imperfectas que somos: todo está mal con nosotros. Todo está mal y tienes que mostrarte de una determinada forma. Solo acércate a un espejo, sin moverte, quítate la ropa y no te muevas. Acéptate y no te juzgues. He hecho algo que nunca había hecho como actriz”

Mi mamá ha sido un ejemplo de la belleza de envejecer, me ha hablado de lo orgullosa que está de sus años y de verse como se ve a la edad que tiene, jamás ha mentido sobre ello y siempre alardeó de la belleza de la edad. Y me maravilla verla envejecer de esa forma.


En The Drew Barrymore Show durante la felicitación atrasada a Gwyneth Paltrow por su cumpleaños, mencionaron que ella ahora con 50 años admite que fueron mucho más fáciles que los 40, donde tuvo una crisis de identidad, entró en pánico y se puso el peor botox.


Después de años de ser elegida como la atractiva protagonista, dice que le preocupaba, “¿y si ya no soy sexualmente deseable?”. Pero ahora su mentalidad ha cambiado y ve la piel suelta, el cabello blanco, las arrugas como el mapa de evidencia de todos los hermosos capítulos de la vida.


Creo que estamos acostumbrados a ver la desnudez del cuerpo solo como parte del sexo y este en la pantalla grande, tan solo en jóvenes adultos, usualmente con cuerpos que no muchos poseemos, donde nos olvidamos de los demás cuerpos, esos diferentes en forma y edad, dejando de lado la sexualidad y la desnudez madura como un tabú.


Disfrutemos de nuestro cuerpo en cada etapa, amemos la virtud de haber vivido y que se noten las risas y las experiencias en este cuerpo que es el testigo que hemos estado aquí, disfrutando.



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo