top of page

¿Quién inventó la cirugía plástica?


Que la pancita, que la nariz, que los ojos, que las arrugas, que la papada, entre muchas otras, la cirugía estética ha sido parte de la cultura del mundo desde mucho antes de lo que imaginas.

Se trata de una especialidad quirúrgica encargada de restablecer la integridad anatómica o funcional del cuerpo humano, haya sido alterado por defectos físicos, congénitos o adquiridos.


Historia

La cirugía plástica estética inicia en el segundo milenio antes de Cristo, yes desde allá. Y nació como una necesidad de solucionar amputaciones obtenidas por castigos de las antiguas civilizaciones.

La rinoplastia y la queiloplastia, es decir, arreglarse la nariz y los labios pues, más fácil, fueron las primeras intervenciones quirúrgicas practicadas.

El mejor antecedente data entre 800 a.d.c al 400 de nuestra era en los libros Susruta Samhita en India, donde el castigo al adulterio era la amputación de la nariz.

En este libro se explicaba:

“Cuando la nariz de un hombre ha sido cortada (como castigo) o destruida (por alguna enfermedad o contienda bélica), el médico tomará la hoja de una planta que sea del tamaño de la parte destruida, la coloca sobre la frente o la mejilla, para recortar un pedazo de piel de igual dimensión (pero de tal manera que la piel permanezca unida por uno de los extremos).

Se refresca con el escalpelo los bordes del muñón de la nariz, para cubrirlo por ambos lados con la piel preparada, cosiéndola por los bordes.

Luego coloca dos tubos delgados donde deben ir las ventanas de la nariz para facilitar la respiración y mantener la forma de la piel aplicada.

Se completa colocando sobre la zona cruenta polvos de sapan, raíces de regaliz y berberis, cubriendo finalmente con algodón. Tan pronto como la piel se haya integrado a la nariz o zona receptora, se corta la conexión con la zona dadora”.

Y así fue por muchísimos años más.


Edad media

A pesar de que los progresos de la medicina avanzaban exponencialmente, la cirugía estética retrocedió durante la edad media.

La caída del imperio romano y el auge del cristianismo fueron una de las causas del estancamiento, incluso estas intervenciones estéticas fueron prohibidas en el siglo XIII por el Papa Inocencio III por considerarlas blasfema contra la obra divina.

Durante el Renacimiento esta especialidad vuelve a resurgir de la mano de Gaspar Tagliacozzi, considerado el padre de la cirugía plástica moderna. Fue profesor de anatomía y cirugía en la Universidad de Bolonia durante la segunda mitad del siglo XVI.

La unión de sus profundos conocimientos anatómicos y sus habilidades quirúrgicas consiguieron que se realizara con éxito operaciones como la rinoplastia, o intervenciones en las orejas y los labios.

Su técnica consistía en ligar a la nariz un colgajo de piel tomada del brazo hasta que estuviera completamente adherida. Sin embargo, a pesar de los avances que introdujo, sus intervenciones fueron condenadas por los cirujanos de la época, así como por la Iglesia y la Inquisición.


Primera guerra mundial

No fue hasta la Primera Guerra Mundial cuando la cirugía plástica adquirió la relevancia que goza hoy. El ingente número de soldados mutilados y desfigurados hizo necesaria la creación de centros especializados en cirugía plástica y reconstructiva.

Es en muchos de estos centros donde se formaron algunos de los profesionales más prestigiosos e innovadores de la especialidad, como Morestin, Sir H. Gillies y V.H. Kazanjian.

En 1921, tras el final de la guerra, aparece la primera sociedad de cirugía plástica en EEUU: “American Association of Oral and Plastic Surgeons”.

Durante la Segunda Guerra Mundial se amplía el campo de la cirugía plástica, que se había limitado tradicionalmente a las reconstrucciones maxilofaciales, los injertos y las quemaduras.

A lo largo de la evolución de la cirugía plástica han sido cientos los profesionales que han realizado aportaciones significativas a la especialidad.


En la actualidad

Este tipo de cirugía alcanza un desarrollo notable durante la segunda mitad del siglo XX gracias a las nuevas técnicas, procedimientos y materiales utilizados.

Los nuevos avances han conseguido que la intervención y el postoperatorio resulten cómodos y prácticamente indoloros para los pacientes.

Incluso hay lugares en los que este tipo de procedimiento son rutinarios y de lo más normales. Eso sí, debes recordar que cualquier cirugía estética conlleva su riesgo, así que asegúrate de que todos los involucrados sean profesionales.

***

Y tú, ¿te has realizado alguna cirugía estética?

Nos leemos pronto <3

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page