Sylvia Likens


Sylvia Likens
Sylvia Likens

La década de los 60 es caracterizada como una época liberal, movimientos hippies fueron importantes bajo la premisa del amor libre y el pacifismo.

Pero hubo un evento que marcó el año 1965 más que cualquier otro. Una joven estadounidense fue víctima de un brutal asesinato, maltrato, tortura y violación.


Quién fue ella

El tres de enero de 1949 nació Sylvia Marie Likens, fue la tercera hija de cinco. Sus padres fueron Lester Cecil Likens y Elizabeth Frances.

De los cuatro hermanos de Sylvia, Jenny Likens (menor que ella) sufrió polio, esto provocó que una de sus piernas fuera más débil que la otra. La chica era un poco retraída debido a que debía usar un aparato ortopédico. Sylvia siempre estuvo pendiente de Jenny.

El matrimonio de sus padres fue inestable durante mucho tiempo, se dedicaban a vender dulces, cerveza y refrescos en los carnavales durante el verano, por lo que viajaban constantemente.

La familia generalmente viajaba junta, pero a sus padres les preocupaba su seguridad y educación de las hijas menores, así que frecuentemente Sylvia y Jenny se quedaban con parientes.

Personas que conocían a Sylvia la describieron como una chica amigable, segura, vivaz. Ocasionalmente ganaba dinero cuidando niños, haciendo mandados o realizando tareas de planchado para amigos y vecinos, a menudo dándole a su mamá parte de estas ganancias.


Gertrude Baniszewski

Nació en Indianápolis, la tercera de seis hijos. Gertrude se casó con tan solo 16 años con John Stephan Baniszewski de 18 años. Tuvieron cuatro hijos, el hombre tenía un temperamento volátil y ocasionalmente golpeaba a su esposa.

Gertrude Baniszewski
Gertrude Baniszewski

Poco tiempo después de cumplir 10 años de matrimonio, se divorciaron. Gertrude se casó con Edward Guthrie pero solo duró tres meses antes de que se divorciara de nuevo, solo para volver al lado Baniszewski y tener dos hijos más. Volvieron a divorciarse en 1963.

Luego de su tercer divorcio, Gertrude comenzó una relación con Dennis Lee Wright, un joven de 22 años que abusó de ella. Tuvieron un hijo juntos, pero el padre los abandonó poco después.

Para 1965 Gertrude Baniszewski vivía sola con sus siete hijos:

  • Paula

  • Stephanie

  • John

  • Marie

  • Shirley

  • James

  • Dennis Lee Wright Jr.

A sus 36 años, Gertrude Baniszewski padecía asma, se veía demacrada y con poco peso, sufría de depresión. Solía trabajar ocasionalmente para vecinos y conocidos, cosiendo o limpiando casas para ganar dinero, pero su mayor fuente de ingresos eran los cheques esporádicos de su primer marido y la ayuda gubernamental.


Hechos del crimen

Sylvia Likens y Paula Baniszewski eran amigas debido a que asistían a la escuela juntas, tanto Jenny como Sylvia pasaban tiempo en casa de los Baniszewski.

En junio de 1965, las chicas fueron dejadas al cuidado de Gertrude, con la promesa de recibir 20 dólares a la semana a cambio de hacerse cargo de ellas por un par de meses.


Primer aviso del crimen

Siete días después de que las chicas Likens se quedaran con Gertrude, el prometido cheque de 20 dólares se retrasó. Por lo que Baniszewski llevó a ambas niñas al sótano, las inclinó sobre una cama, les ordenó que se quitaran la falda y la ropa interior y las azotó con una pala.

Sylvia quiso explicar que probablemente el cheque solo se había retrasado un poco, no fue escuchada, y para proteger a su hermana, hizo que Gertrude solo la castigara a ella.


El “incidente” de la botella

Sylvia trabajaba en una tienda de alimentos, en ocasiones la chica se dedicaba a juntar botellas de soda vacías y luego las vendía para ganar unas cuantas monedas extra.

Una vez que fue descubierta por Gertrude, esta no le creyó y la obligó a introducirse una botella vacía por la vagina. Esta situación se repitió en dos ocasiones, frente a toda la familia.

En una de estas, la botella se quebró estando en el interior de Sylvia, lo que provocó que se le desgarraran las paredes vaginales. La familia Baniszewski, lejos de horrorizarse, aplaudieron las acciones de su madre e incluso se reían.


La participación de Paula

Paula era la hija mayor de Gertrude. Descrita como la mano derecha de su madre durante la tortura hacia Sylvia. Paula había acusado a la chica Likens de difundir rumores sobre ella, afirmando que era una cualquiera.

Esto provocaba más ira en su madre, pues para defender a su hija de estas acusaciones, castigaba a Sylvia.

Paula a menudo sustituía a su madre, golpeaba a Sylvia varias veces al día con una paleta de un centímetro de espesor. Además de insultarla constantemente.


El sótano

Gertrude no le compraba a Sylvia las cosas que llegaba a necesitar para la escuela, a pesar de que tenía el dinero que llegaba de sus padres. Por lo que una vez, Sylvia se vio obligada a tomar el traje de educación física de Paula para cumplir con su clase de gimnasia.

Cuando la madre Baniszewski se enteró del hecho, hizo que Stephanie y su novio Coy Hubbard, arrojaran a Sylvia por las escaleras del sótano, esto le ocasionó un fuerte golpe en la cabeza a la chica quien permaneció dos días inconsciente en lo que a partir de ese momento sería el último lugar en el que estaría: el sótano.

Sylvia era alimentada con galletas saladas y una pequeña porción de agua, seguía siendo torturada y en ocasiones, obligada a comer su propio excremento.

John Baniszewski y Ricky Hobbs, un vecino al que le gustaba Sylvia pero que fue rechazado por ella, ataban a la chica Likens a una viga de madera y la golpeaban constantemente.

Gertrude por su parte, se encargaba de decirle a todos los vecinos y persona que se encontraba, que Sylvia Likens era una prostituta y que estaba corrompiendo a sus hijos.

Colchón donde Sylvia dormía
Colchón donde Sylvia dormía

Todos los chicos del vecindario

Paula y John Baniszewski
Paula y John Baniszewski

La casa Baniszewski ubicada en el 3850 de la calle East New York en Indianápolis, se convirtió en un punto de reunión de muchos chicos y chicas.

Eran invitados por los hermanos Baniszewski para que participaran en los abusos a la chica Likens, lLa mordían, insultaban y hasta violaban. Nadie dijo nada sobre todo el abuso.

Los que asistían a la casa para torturar a Sylvia, invitaban a sus propios amigos, y parejas, todos se reían de la chica constantemente.


La marca

El 23 de octubre de 1965, Gertrude utilizó un aguja al rojo vivo para escribir sobre el abdomen de Sylvia “Soy una prostituta y estoy orgullosa de serlo”, a mitad del trabajo, se cansó y le dio la tarea a Ricky Hobbs para que terminara de marcar la piel de la chica.

Gertrude se limitó a gritarle a Sylvia:

¿Qué harás ahora? Ahora ya no podrás mostrarte desnuda ante ningún hombre sin que vean la marca. Ahora ya nunca podrás casarte, ¿Qué vas a hacer?

Marca en el abdomen de Sylvia Likens
Marca en el abdomen de Sylvia Likens

Los últimos momentos

Sylvia Likens cuando fue encontrada
Sylvia Likens cuando fue encontrada

Días antes de la muerte de Sylvia, esta intentó escaparse, pero fue descubierta y castigada. Jenny Likens fue obligada a abofetear a su hermana hasta casi la inconsciencia.

Un castigo recurrente era meter a Sylvia en una bañera con agua hirviendo, esto provocaba que su piel quedara roja y se le formaran ampollas por toda la piel.

Paula Baniszewski le frotaba sal por todas sus heridas, esto provocaba un dolor insoportable en la chica. Al día siguiente de uno de estos castigos, Sylvia balbuceaba sobre irse con sus padres a la feria donde trabajaban.

Gertrude se molestó tanto sobre esto, que hizo que sacaran a la chica al patio y comenzó a mojarla con la manguera, pero Sylvia ya no respondía, no se movía en lo absoluto.

Ricky Hobbs llamó a la policía con la esperanza de que pudieran practicarle primeros auxilios a Sylvia y la reanimaran, pero los oficiales al ver el estado del cuerpo de la niña declararon el hecho como un asesinato.

Mientras la policía y los médicos llegaban, Gertrude solo balbuceaba que Sylvia solo estaba fingiendo para librarse de su merecido castigo. Pero cuando se dio cuenta de la verdadera muerte de la chica, comenzó a decirle a sus hijos lo que tenían que decirle a la policía para zafarse del asunto.

En un momento de descuido Jenny Likens, se acercó a un oficial de policía y le dijo la frase “Sáqueme de aquí y le contaré todo lo que pasó”.


Juicio

Gertrude Baniszewski durante su juicio
Gertrude Baniszewski durante su juicio

Durante los juicios en contra de los Baniszewski, los adolescentes y niños aceptaron su culpabilidad y narraron todos los castigos a los que habían sometido a Sylvia.

Gertrude se deslindó de la culpa, alegando que todo fue pensado y llevado a cabo por sus hijos y los vecinos, y que no estaba al tanto de lo que estaba sucediendo en el sótano.

Pero todos los niños declararon lo contrario; Gertrude alentaba y participaba en la tortura.

Una curiosidad conocida es que durante los juicios se les preguntó a todos por qué maltrataban a Sylvia Likens, todos contestaron lo mismo: “No lo sé, señor”. Ninguno pudo justificar sus acciones.


Condenas

Gertrude Baniszewski fue condenada a cadena perpetua por asesinato en primer grado. Luego de 20 años, fue dejada en libertad condicional. Pero fue hasta poco antes de morir en 1990, que aceptó su culpabilidad y se responsabilizó de sus actos criminales.

Paula Baniszewski fue hallada culpable de asesinato en segundo grado y sentenciada a cadena perpetua. Obtuvo libertad condicional en 1973 luego de siete años.

El caso de Paula es conocido, pues se convirtió en una maestra de niños especiales, bajo otro nombre para evitar ser identificada. Pero eventualmente una persona reconoció su verdadera identidad y fue obligada a renunciar.

Coy Hubbard, novio de Stephanie Baniszewski fue sentenciado a 21 años de prisión, se convirtió en un delincuente recurrente.

Ricky Hobbs, también fue sentenciado a 21 años de prisión, pero murió poco después de cáncer pulmonar.

John y Stephanie Baniszewski fueron sentenciados a 21 años y 12 meses de prisión respectivamente. John solo tenía trece años al momento de ser recluido en prisión, rompiendo el récord del preso más joven.

Paula Baniszewski
Paula Baniszewski

Después….

Casa Baniszeweski en 1965
Casa Baniszeweski en 1965

La casa Baniszewski se encuentra actualmente abandonada y en deplorables condiciones en su interior, se han realizado algunas exploraciones urbanas dentro de la casa.

En una de estas exploraciones, supuestamente es posible escuchar gritos de ayuda desde el sótano. Quizás remanentes de los actos horribles ocurridos ahí.

Finalmente, la casa fue demolida en 2009 para evitar más miradas curiosas.


Más info…

Desde entonces se ha documentado el caso en distintos medios.

  • Película An American Crime. Está basada en esta historia, está protagonizada por Elliot Page y Catherine Keener como Gertrude Baniszewski. Pero la película se queda corta al relatar lo sucedido. Está disponible en YouTube subtitulada al español, puedes verla aquí.

  • El libro The Girl Next Door del autor Jack Ketchum. Escrito en 1989, está inspirado en la historia de Sylvia Likens, con algunas modificaciones, en el libro las hermanas pierden a sus padres y quedan a cargo de su tía Ruth.

  • A su vez, el libro anterior, inspiró una película del mismo nombre, protagonizada por Blythe Auffarth. No se confundan con una comedia del mismo nombre protagonizada por Elisha Cuthbert. También puedes verla en YouTube aquí.

  • Puedes escuchar más a detalle en el Podcast de Leyendas Legendarias sobre este caso. Te dejo el enlace a YouTube y a Spotify.


 

¿Conoces otro tema del que te gustaría que hablemos?




18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo