top of page

Tipos de infierno en las religiones


La pelea entre el bien y el mal es tan antigua como la misma humanidad. Se nos ha inculcado que si nos portamos bien, iremos al paraíso o el cielo, pero si hacemos lo contrario estaremos condenados a pasar la eternidad en un lugar de castigo y tormentos.

Ese lugar de tortura es el infierno, el sitio al que están destinadas las almas de aquellos que en vida hicieron el mal y no tuvieron arrepentimiento.

Para los no creyentes o ateos, el infierno es el mismo mundo; durante tu existencia sufres y pagas por tus errores, incluso llegas a ser víctima de injusticias o podrías hasta pagar por los crímenes de otros.

Sin embargo, la gran mayoría de culturas y religiones tienen su propia concepción del infierno y algo en común, existe un lugar de castigo para aquellos que no merecen perdón ni descanso después de la vida terrena.


Su origen

La palabra proviene del latín, inférnum o ínferus, que se traduce: por debajo de, lugar inferior o subterráneo.


El infierno en el catolicismo

En la religión católica, se afirma su existencia y eternidad, siendo el lugar al que van las almas de los que mueren estando en pecado mortal, el alma desciende inmediatamente después de la muerte para sufrir las penas o el fuego eterno por su separación de Dios.


El infierno en otras culturas.

Niflheim
Niflheim

Niflheim. El infierno de las culturas germánicas, es un paisaje helado, gobernado por la diosa Hel/Hela, y donde reside Nidhogg, una serpiente gigante que se alimenta de los muertos; es el más profundo y oscuro de los nueve mundos de la mitología nórdica. Las almas llegan a través de Hermodr, el mensajero que las mantiene en constante sufrimiento.

Tuonela. En la antigua Finlandia, las almas de los muertos se dirigían a los márgenes del río Tuoni, para ser recibidas por la sierva de la muerte Tytti. En Tuonela, el muerto encontraría un mundo idéntico al terrenal pero más oscuro y miserable, un lugar en el que se trabaja para siempre y sin descanso.

Casa de las mentiras. Según el zoroastrismo (antigua religión inraní), el alma cruza por el Puente Chinavat, que separa el mundo de los vivos y muertos, es más delgado que un cabello, más cortante que una cuchilla y vigilado por dos perros de cuatro ojos.

Si las malas acciones superan a las buenas, el puente gira alrededor de su eje enviando a las almas a un pozo lleno de demonios, se dice que las almas encontrarán un lugar de asquerosa inmundicia donde se sirven alimentos putrefactos, las almas son recibidas y torturadas por un demonio que representa un pecado específico.

Duat
Duat

Duat. En el antiguo Egipto era un lugar gobernado por Osiris; y donde los muertos deben ser juzgados, las almas debían pasar puertas vigiladas por criaturas humanoides mitad hombre, mitad animal; luego de pasar por las puertas, el corazón del muerto se pesaba contra una pluma, si este pesaba más que la pluma, sería comido por Ammit, el devorador.

Gehena. Originalmente se refería a un valle fuera de Jerusalén donde los seguidores del dios Moloch realizaban sacrificios de infantes, al tirarlos en grandes hogueras. Se asemeja al infierno del cristianismo, es un lugar profundo y desolado donde las llamas nunca dejan de quemar, y llueve fuego y azufre.

El calor de las llamas es 60 veces más caliente que las de la tierra, los condenados viven la eternidad en medio de las llamas, ardiendo como barbacoa, inhalando gases tóxicos y bebiendo metal líquido.

Tártaro. De la mitología griega, es un calabozo oscuro lleno de sufrimiento y dominio de hades. El Tártaro está rodeado por tres murallas y el Flegetonte, un río de fuego y custodiado por una hidra de 9 cabezas.

Las almas condenadas son debidamente sancionadas por sus pecados; en sus profundidades están encarcelados los titanes, enemigos de los dioses.

Xibalbá
Xibalbá

Naraka. También llamado Niraya, es el infierno definido por el Hinduismo, el sijismo, el jainismo y el budismo, se trata de un lugar de castigo basado en el karma de un alma. Es un destino temporal donde una vez que los pecadores pagan su castigo, vuelven a nacer.

Diyu. El infierno de la cultura tradicional china, se compone de varios niveles, cada uno protegido por un juez y los castigos se basan en las acciones de los pecadores, se describen 134 infiernos con 18 niveles de dolor, una vez cumplidos los castigos el alma podrá reencarnar.

El peor nivel de este infierno, es Avici, reservado para los peores pecadores, las almas que terminan en este nivel permanecen por la eternidad sin esperanza de renacer.

Xibalbá. Es el inframundo de la civilización maya en él habitan los dioses Hun-Cmae, dios de la enfermedad y Vucub-Came, dios de la muerte.

El alma debe pasar por unas escaleras, al final encontrará cuatro caminos: rojo, blanco, amarillo y negro, el último lleva directamente a Xibalbá, en donde se encuentra la casa oscura, la casa del frio, la casa de los jaguares, la casa de los murciélagos y la casa de los cuchillos.

Independientemente de nuestras creencias o convicciones, es una realidad que nuestras acciones, buenas o malas tienen consecuencias y reflejan: nuestra naturaleza, nuestras costumbres, nuestra educación y nuestros principios.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page