top of page

Tutorial para pedir perdón


Es verdad, todos nos equivocamos, herimos a nuestros seres queridos, amigos, pareja e incluso a desconocidos, ya sea con palabras o acciones, pero podemos solucionarlo pidiendo perdón.

Haya sido con la intención de herir o no, es importante reconocer y responsabilizarnos de nuestras acciones para resarcir nuestro error y mantener relaciones interpersonales sanas.

Una disculpa sincera puede abrir espacio para el perdón y reconciliación, sin embargo, no todos tenemos la misma idea de lo que es “pedir perdón” y puede llevarnos a malentendidos y relaciones fracturadas.

Es fundamental conocer qué es lo que considera como perdón la persona a quien buscas pedir disculpas, así como conocer el propio lenguaje del perdón y pregúntanos ¿qué es lo que espero de una disculpa?, creando así un vínculo de comprensión y entendimiento.

Así como existen lenguajes del amor, también los hay del perdón, el doctor Gary Chapman y la doctora Jennifer Thomas en su libro “Los Cinco Lenguajes de la Disculpa”, nos los expresan:

  • Expresar arrepentimiento. Las personas con este lenguaje buscan que quien los daño estén genuinamente arrepentidos, palabras como “lo siento” o “discúlpame” son el camino hacia el perdón.

  • Aceptar la responsabilidad. En esta situación el disculparse no es suficiente, el aceptar su responsabilidad y poder escuchar “me equivoque”, es parte de lo que podría resarcir el error.

  • Restituir. Las personas buscan que se repare el daño hecho, preguntar “¿qué puedo hacer para arreglarlo?”, expresando la intención y tomando acción de reparar el daño, se puede llegar hacia el perdón.

  • Arrepentirse genuinamente. Mucho más que buscar tan solo el arrepentimiento, se busca que haya un deseo de cambio de por medio, y expresar genuinamente “intentaré no volver a hacerlo”, siempre reconociendo el daño generado.

  • Pedir perdón. Decir “¿me perdonas, por favor?” a alguien con este lenguaje de la disculpa es reconocido, porque el pedir perdón es tomado como reconocer la equivocación, las personas con este lenguaje buscan que quien les ha hecho daño les pida perdón.

Es importante saber que un lenguaje del amor puede ir de la mano de otro, por eso se requiere hablar de este tema, y de esta forma poder disculparnos o recibir disculpas cuando nos sentimos heridos, la idea es enfocarse en la situación; reparar y no únicamente en el conflicto.

Me pareció interesante lo que comenta Jaime Gama en TikTok sobre el perdón “Yo odio las disculpas, cuando me dicen “perdón, no fue mi intención hacerte daño”, yo asumo que no fue tu intención, si me hicieras daño intencionalmente, no estaríamos teniendo esta conversación.”

Menciona que las disculpas para él no reparan, pues su lenguaje del perdón, es aceptar responsabilidad recalcando que no todas las personas reparan igual, ni sentimos reparación de la misma forma.


Cómo pedir perdón

Antes de disculparse, es crucial sentirlo, siendo consciente que se ha herido al otro, y así expresar el pesar verbalmente. Aquí una forma de disculparse:

Reconocer la ofensa:

Al reconocer el daño damos pie a que la víctima pueda expresar su sufrimiento plenamente.

Analizar su propia conducta:

Existen diversas razones por las cuales alguien decide hacer o decir algo que causa daño, y ninguna de estas razones son aceptables para quien es herido, no se trata de excusar las acciones, sino de establecer una base y elaborar un plan que impida esto vuelva a ocurrir.

Expresar y nombrar las acciones:

Hablando desde el yo puedes explicar qué sucedió.

Reconocer la responsabilidad:

Responsabilizarte de tus actos y palabras reconociendo el error, todos podemos equivocarnos, disculparse no es un síntoma de debilidad.

Expresar el arrepentimiento:

Siempre y cuando sea con honestidad, pues no se busca una disculpa por compromiso.

Pedir perdón al otro:

Demostrar que no son palabras vacías y que se tiene un interés en la relación.

Reparar:

No se trata solo de buenas intenciones, sino de fomentar el cambio para resarcir el error. Las acciones deben ser las adecuadas dependiendo del daño al otro, con un plan objetivo, tiempo y los recursos que se requieren para conseguirlo.

Una chica comenta que:

Cuando pidas una disculpa, discúlpate por lo que tú hiciste, no por cómo se sintió el otro, discúlpate por la acción que hizo sentir así a esa persona en lugar de decir “perdóname si te sentiste mal por mi comentario”, podrías decir, “perdóname porque mi comentario estuvo mal y no debí haberlo hecho”, no te disculpas nada más para parchar la situación y porque te sientes culpable de que el otro se haya sentido mal, te disculpas porque reconoces que lo que hiciste no estuvo bien porque hizo sentir mal al otro. Las disculpas se piden por las acciones que uno realiza, no por las emociones que provoca en el otro”.

Cuando se busca disculparse para disminuir la incomodidad o para quedar bien en lugar de tomar responsabilidad, no se puede llegar a reparar el daño. De igual forma, el perdón no incluye necesariamente la reconciliación y no implica olvidar lo que ha pasado.

En Aprender a perdonar se menciona que ”Perdonar no es debilidad o ingenuidad; perdonar es madurez psicológica. Perdonar no implica abandonar la búsqueda de la justicia ni dejar la defensa de nuestros derechos. Perdonar implica que la búsqueda de la justicia no se convierta en un desahogo emocional, en una válvula de escape de nuestros sentimientos negativos, y que no se transforme en el motor de nuestra vida, dificultando nuestro progreso como persona.”

Todos nos equivocamos, y poder reconocer nuestros errores es una gran herramienta para aprender de ellos, tanto pedir perdón como perdonar nos llevan en camino hacia la paz propia, mejorando nuestra calidad de vida.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page